domingo, 28 de febrero de 2010

En Fez








Es posible que las abuelas de estas chicas y este chico tamazigh tejieran alfombras tan bonitas como ésta que encontré en el Museo Bahta pero los jóvenes no están dispuestos a seguir en ello y estudian con ahinco biología, idiomas y comercio en Fez. Luchan por un futuro diferente porque también su presente es distinto a esos momentos álgidos, ya pasados, de su cultura rural. Les deseo lo mejor y les agradezco que me contaran la firme determinación con la que enfocan su vida.
También agradezco a Hicham y a Carmen del Instituto Cervantes de Fez, su ayuda y amabilidad

1 comentario:

Anónimo dijo...

El abandono de las zonas rurales es un fenómeno general. En España, por ejemplo, los pequeños pueblos quedan vacios poco a poco. La gente joven busca una vida distinta a la que vivieron sus padres y abuelos.
¡La dureza del campo!Puede que en las grandes ciudades encuentren otro tipo de dureza, pero habrán intentado el cambio. La búsqueda de su propio progreso personal.
Un saludo
Carmen