jueves, 8 de julio de 2010

Un huerto en la ciudad de Alicante, Hort comunitari Carolines




No sé si lograrán comer muchas lechugas, tomates o nísperos pero, desde luego, han conseguido hacer poesía en la calle. Han conseguido, además, ganarse una merecida tregua en la ardua conquista de un lugar donde vivir y que los vecinos vean, disfruten y se asombren de que de la dura roca amarilla donde se asienta Alicante nazca algo verde donde compartir la tarde.



Notificaciones en el Carmen de Valencia

Notificaciones comisariada por Isaias Griñolo hasta el 3 de septiembre